El Mossad

El Mossad Aliyah Beth o “Mossad” a secas, es el Servicio Secreto israelí más conocido; el otro es el Shabak, que se encarga de los asuntos internos de Israel y de las Franjas palestinas, mientras que el Mossad se ocupa de las operaciones en el exterior.

Formalmente, fue creado en 1951 pero lo cierto es que existe desde 1937, con el nombre “Organización para la Segunda Inmigración” ya que se encargaba de trasladar judíos europeos hacia Palestina, huyendo de la persecución nazi. 

El director del Mossad es el jefe de los cinco Servicios de Seguridad israelíes: el Mossad, el Shabak, el Aman (la Inteligencia militar), la división de Inteligencia del Cuerpo de Policía de Israel Heil HaMishtara HaTzva’it y la sección de Inteligencia del Ministerio de Asuntos Exteriores. 

Básicamente, el Mossad se responsabiliza de localizar y eliminar amenazas exteriores para Israel, sobre todo grupos terroristas. Sus agentes se encuentran diseminados por todo el Mundo pero en especial y por razones obvias en Oriente Medio. 

Cuenta con ocho Secciones y entre todas alrededor de 2.000 agentes, siendo su director actual el general Amós Yadlin, de 56 años de edad, quién acusa a Siria de introducir terroristas en Irak para que atenten contra la Fuerza norteamericana allí destacada. Yadlin procede del Ejército del Aire (Heyl Ha’Avir) y está sensibilizado con la lucha contraterrorista legal por lo que ha elaborado un código ético para luchar contra el terrorismo, si bien Siria le acusa de ser él mismo un terrorista. 

La Sección de Recolección u Obtención de Información del Mossad divide sus zonas de actuación en quince: 

  • Estados Unidos
  • Canadá
  • Europa Occidental
  • Latinoamérica
  • Rusia y las ex-Repúblicas soviéticas
  • China
  • El Magreb (excepto Libia)
  • Libia
  • África subsahariana
  • Irak
  • Jordania
  • Siria
  • Arabia Saudí
  • Emiratos Árabes Unidos
  • Irán

 Sus agentes suelen utilizar cobertura diplomática si bien de muchos de ellos se desconoce su verdadera identidad y todos tienen sus propias redes de fuentes de información muy bien urdidas y compactas. 

La Sección Política lleva las relaciones institucionales con otros Servicios Secretos extranjeros. 

La Sección de Enlace, con los Servicios Secretos de Países con los que Israel no tiene una diplomacia fluida. Se da la circunstancia de que en varios Países hay representantes de las tres secciones ya que al igual que el Mossad, los demás Servicios de Inteligencia cuentan también con espías en el exterior de sus territorios y el Mossad se lleva bien con unos (Sección Política) pero con otros no tanto (Sección de Enlace). 

La “Metsada” es la Sección con el cometido más engorroso puesto que se encarga de los asesinatos selectivos que han llegado a estar regulados por Ley en Israel, se entiende, asesinatos de terroristas y enemigos del Pueblo de Israel. También se ocupan de sabotear instalaciones de Países enemigos y de incursiones secretas en los mismos. 

La Sección de Guerra Psicológica tene una función bien clara: causar desmoralización en el enemigo a través de propaganda del poder de Israel además de llevar a cabo la útil desinformación normal entre los Servicios Secretos. 

Los agentes más conocidos han sido Eli Cohen y Wolfgang Lotz, que se infiltraron en altas instancias del Gobierno sirio y egipcio respectivamente. 

Las acciones que más repercusión han tenido fueron: 

  • La captura de criminales de guerra nazis en los años 60
  • La eliminación de terroristas del Grupo “Septiembre Negro” que asesinó a varios atletas judíos en las olimpiadas de Munich en 1972 (en esta operación, asesinaron por error a Ahmad Boushiki, al que confundieron con el ideólogo del atentado de Munich, Ali Ahmad Salameh).
  • El secuestro del físico Mordechai Vanunu que sacó a la luz pública el programa nuclear israelí por lo que se sabe que hace veinte años Israel contaba ya con 150 cabezas nucleares.
  • Los golpes asestados a la OLP (Organización para la Liberación de Palestina).

Ya en los años 90, se les ha acusado en repetidas ocasiones de asesinar indiscriminadamente a personas que consideraban enemigas del Estado de Israel pero fueron incapaces de defender al primer ministro Itzjak Rabin, asesinado por un extremista judío que le acusaba de ser excesivamente solidario con los palestinos lo que ha pesado como una losa sobre los Servicios Secretos de Israel, tan eficaces en el exterior y tan torpes en el interior, donde más falta hacen precisamente, razón por la que desde mediados de los 90 han intensificado sus medios humanos y técnicos así como su preparación y captación de fuentes de información dentro de Israel y Palestina. 

En 1997, también su eficacia exterior quedó en entredicho al ser descubierto el comando que asesinó en Jordania a Khalid Meshaal, un líder de Hamas. El Gobierno jordano pidió la liberación del máximo líder espiritual de Hamas, el jeque Yasin, a cambio de los miembros del Mossad detenidos. De nada le serviría a los palestinos porque a fin de cuentas, Israel acabaría con la vida del jeque siete años después. 

La política del Mossad en cuanto a operaciones exteriores cuenta con un amplio presupuesto pero se ha conseguido reducir gracias a la diáspora por lo que se cuenta con agentes colaboradores o auxiliares por todo el Mundo (solo en los Estados Unidos hay unos 50.000). Se trata de judíos de nacimiento convencidos de que se debe ayudar a Israel en todo lo que se les pida de carácter logístico con lo que los agentes reales ahorran mucho dinero en alojamiento, manutención y medios ya que son facilitados por esos agentes colaboradores, residentes en los Países por los que se mueven los espías del Mossad. 

La “Metsada” cuenta con equipos y éstos están encuadrados en divisiones cuyos jefes conocen a todos los miembros de sus equipos pero no se da el caso inverso, al menos, no en todos los casos y mucho menos en cuanto a conocer a las fuentes de cada equipo, las cuales son manipuladas solo por los jefes de equipo que son los que tratan con los jefes de división.  

El problema actual es que los judíos ya no son tan invisibles como antes y los jóvenes no saben árabe muchos de ellos, prefieren estudiar inglés con lo que resulta más difícil encontrar a futuros agentes que infiltrar en Países árabes o grupos yijadistas, razón por la que prefieren llevar a cabo sus acciones en Estados Unidos o Europa, donde los agentes del Mossad pueden pasar más desapercibidos que en Oriente Medio.  

De todos modos, el director del Mossad no hace absolutamente nada a espaldas del primer ministro, el cual pudo haber sido anteriormente jefe de la Inteligencia militar o ministro de Defensa (de hecho es lo usual, por lo que no se traicionan entre ellos, existiendo una gran lealtad del Mossad hacia el Gobierno de Israel, a diferencia de la mayoría de los Países occidentales donde las diferentes agencias de información se zancadillean entre ellas). 

Se cree que la base central de datos del Mossad posee dos millones de nombres aproximadamente y sus calígrafos, ingenieros informáticos y cerrajeros están considerados los mejores del Mundo. 

El cuartel general del Mossad se encuentra en el norte de la ciudad de Tel Aviv, la capital de Israel.

Al igual que la CIA es conocida como la Compañía y el CNI como La Casa, el Mossad es denominado en los círculos de espías como el Instituto.  

Las coberturas de los agentes del Mossad son proverbiales, a diferencia de las de muchos espías de pacotillas o miembros de Servicios de Información occidentales que van a todas partes en abierto porque son incapaces de mantener una cobertura idónea siendo el resultado que están quemados, todo el mundo les conoce. A estos seudo espías, como a los suyos propios a los que les cuesta mantener su cobertura porque han pasado los años y ya no pueden sostenerla por más tiempo o sencillamente han sido descubiertos, el MOssad les llama “agentes muertos”.  

Actualmente, después de Estados Unidos, el País que más colabora con Israel y que más facilidades da a sus agentes secretos para que operen en su territorio es Alemania. Se dice que la razón es el Holocausto nazi y la matanza de atletas judíos en Munich por lo que los diferentes Gobiernos alemanes desde los años 50 han sentido cierto remordimiento y no han dudado en colaborar activamente con Israel en prácticamente todo lo que se les ha pedido hasta el momento (en la última Conferencia Internacional de Seguridad de Munich, celebrada hace solo unos días, se veía claramente como el Ministro de Exteriores alemán defendía abiertamente a Israel, una tónica en la relación entre ambos Países desde el final de la II Guerra Mundial).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s