Seguridad y Defensa

Armas del futuro

En 2005, el Pentágono consiguió toda una proeza científica de aplicación militar: fundir un láser en estado líquido y sólido con lo que reducen considerablemente el peso del arma.

Actualmente existen ya aviones de combate con radares para detectar enemigos con lo que dentro de poco tiempo no será necesario que el avión esté en continua comunicación con los radares de tierra. 

Se sabe que las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) han contratado los servicios de la empresa Northrop Grumman para la fabricación de láser de 100 KW como escudo defensivo para sus bases.

El láser será instalado también en aviones de transporte militares que hasta el momento eran objetivos fáciles por lo que pronto dejarán de serlo gracias a un dispositivo que les permitirá defenderse de los ataques desde tierra y además con una precisión casi exacta pero más importante aún, su bajo coste, ya que un misil Tomahawk, por ejemplo, cuesta casi un millón de dólares mientras que el láser solo necesita una batería eléctrica lo suficientemente potente. 

El láser es la tecnología del futuro pero podrá también eliminar un gran nivel de crueldad a las guerras puesto que se estudia que los rifles dotados de láser puedan graduar su potencia de modo que no resulten letales.

De todos modos, no solo tenemos tecnología láser sino también robótica. Ya hay prototipos con sensores, no tripulados por seres humanos, que diferencian entre amigos y enemigos por lo que pueden ser utilizados tanto en combates como en la lucha antiterrorista sin necesidad de sacrificar vidas humanas. El problema es que si se encuentran con civiles, aparentemente desarmados pero que ocultan explosivos, estos vehículos robotizados aún tienen problemas para detectar tal amenaza por lo que pueden ser saboteados con cierta facilidad, pero seguro que esta contrariedad técnica será solucionada pronto. 

La aviación militar también desarrolla el siguiente paso en su carrera superando ya la era de los aviones supersónicos para entrar en la de los hipersónicos, alcanzando velocidades superiores a Mach 5, con lo que en solo dos horas, los aviones dotados de esta tecnología podrán estar en cualquier lugar del Mundo pero de momento ha resultado imposible con aviones tripulados. 

Igualmente interesante es la tecnología de microondas por la que un vehículo blindado puede acercarse a una manifestación o una muchedumbre con intención de atacar alguna instalación militar o gubernamental y lanzar rallos gracias a su dispositivo generador de ondas de tal intensidad 95 gigahertzios que ahuyentarían a los atacantes, los cuales, en cuestión de segundos, notarían un dolor intenso debido a quemazones en la piel, pero la contraprestación radica en que si por alguna circunstancia la gente no puede escapar porque encuentre algún obstáculo en su huída o algo así, el quemazón se convertiría en algo mucho más serio en pocos minutos, lo que también puede ocurrir si, como es habitual, los atacantes portan complementos metálicos en su vestimenta. El ADS (Active Denial Systems) es un arma basada en un emisor de microondas como lo es también el”Silent Guardian”, un emisor de 2.5 megavátios capaz de operar hasta a 550 metros de distancia.

 

Lo mismo ocurre con los generadores de impulsos eléctricos que producen paralización de los músculos con lo que un batallón o grupo descontrolado de manifestantes puede ser inmovilizado, pero también se pueden producir daños mayores en ojos, garganta o genitales por lo que no termina de ser recomendable ya que casi traspasa la línea que separa la defensa basada en un buen ataque de la tortura.

 En este sentido, se le está dando un gran impulso a las armas no letales, dirigidas sobre todo a las Unidades antidisturbios, como por ejemplo, las pistolas de agua, como la desarrollada por la empresa rusa Special Materials Ltd., de dos kilogramos de peso que expulsa agua con tal fuerza que es capaz de tumbar a una persona, alejándola hasta cinco metros lo que, aún así, produce menos lesiones que las actuales lanzadoras de bolas de goma.

Existen también prototipos de armas que lanzan pequeñas bolas que contienen un gas lacrimógeno consiguiendo que los manifestantes a los que no se les haya permitido su movilización (como los altercados callejeros protagonizados por la extrema izquierda o la ultraderecha, o bien los enfrentamientos en campos de fútbol, por ejemplo) se piensen dos veces continuar con sus propósitos.

Para el año que viene las Fuerzas de seguridad rusas contarán con rayos vomitadores, armas con leds muy brillantes que cambian de color a una velocidad casi imperceptible lo que produce desorientación, mareos y los consiguientes vómitos.

Por lo tanto, es seguro que en las próximas décadas veremos armas prodigiosas que ojala no sea necesario utilizar pero no olvidemos que, como ocurre con la NASA y sus experimentos espaciales que después tienen utilidad para la ciencia en general, los adelantos militares suelen después aplicarse a la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada por parte de las Fuerzas de Seguridad por lo que es muy probable que todas estas asombrosas armas sean de una manera u otra utilizadas, ya sea en un escenario bélico o en guerrilla urbana contra terroristas.

About these ads

Acerca de RED SAFE WORLD

Grupo de investigación documental y análisis de la seguridad global

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: